¿Qué usos tiene el polietileno?

usos del polietileno

El polietileno (PE) es químicamente el polímero más simple, de fabricación muy económica. Debido a su bajo precio y simplicidad en su fabricación es uno de los plásticos más frecuentes, lo que genera en todo el mundo una producción cerca de 75 millones de toneladas anuales.

El polietileno es un polímero termoplástico blanquecino con numerosas aplicaciones en productos cotidianos, siendo uno de los materiales más utilizados en el sector industrial.

Este plástico simple es combinado con otros componentes químicos logrando una mejor resistencia, durabilidad o densidad.

Es un material de bajo costo, no es tóxico ni conductor y muy resistente.

Entre los diferentes usos y aplicaciones del polietileno destacan:

  • Cables, tuberías, hilos
  • Biberones, juguetes, base para pañales desechables
  • Tuberías flexibles mejorando la durabilidad de los tubos rígidos polietileno reticulado (PEX)
  • Cubos de agua
  • Láminas para envasados de alimentos, productos agroindustriales, fármacos
  • Usos domésticos: Plástico de cocina, Bolsas de plástico
  • Piezas mecánicas
  • Tubos, pomos, recubrimientos
  • Usos médicos: Jeringas, cubetas de recogidas de sangre, catéteres vasculares, catéteres urinarios, filtros de laboratorio, bolsas de sangre, etc.

Entre las características del polietileno destacan:

  • No es casi reactivo
  • Es de aspecto blanquecino y translúcido
  • Resistente y flexible a temperaturas ordinarias
  • Resisten a fuerzas de gran potencia cuando está sometido a bajas temperaturas
  • No es un buen conductor de la electricidad ni del calor, haciéndolo ideal para cables y otro tipo de aislantes.

El polietileno tiene una densidad variables, por lo que podemos encontrar 2 tipos de polietileno, cuyas características varían según densidad y dureza:

  • Polietileno de Baja Densidad (PEBD)
  • Polietileno de Alta Densidad (PEAD)

Polietileno de Baja Densidad (PEBD)

El Polietileno de Baja Densidad (PEBD) ofrece propiedades de alta resistencia al impacto, muy buena procesabilidad, excelente resistencia térmica y química y es más flexible que el polietileno de alta densidad.

Este producto es muy utilizado en usos domésticos y en usos industriales como bolsas de plástico de todo tipo, films para el envasado de alimentos, embalajes de productos y en productos industriales como pomos, tuberías para riego, etc.

Polietileno de Alta Densidad (PEAD)

El Polietileno de Alta Densidad (PEAD) destaca por una mayor dureza y densidad.

Entre sus usos principales destacan los envases de alta dureza, bolsas de supermercados, aceites, tambores, tuberías de presión para el saneamiento, protección de cables de telefonía, guías de cadena y piezas mecánicas, entre otros.

Este producto ofrece una muy buena resistencia al impacto, muy buena procesabilidad, alta resistencia térmica y química.

Puede moldearse por extrusión, soplado e inyección por lo que tiene multitud de aplicaciones en la industria actual: recipientes, juguetes, tuberías, etc.

Además es utilizado en artículos huecos como son las botellas HDPE.

Una característica del Polietileno de Alta Densidad es que es  reciclable, permitiendo su reutilización para la fabricación de otros productos.

Una gran mayoría de botellas plásticas y envases de productos alimenticios están hechos de PET o Polietileno Teraftalato.

Este material es utilizado con frecuencia para el envase de bebidas por la similitud de su apariencia con el vidrio. Se trata de un material liviano, resistente, apto para contacto con alimentos y para bajas temperaturas.

Las botellas de PET pueden reconocerse por un punto sobresalido en la base de las mismas, por el cuál se inyecta el plástico en la fabricación del envase.

Gracias a las excelentes propiedades que ofrece el polietileno, es un mar inmenso de posibilidades desde aplicaciones para el embalaje hasta en el sector industrial y como materia prima para muchas aplicaciones de espuma.

A lo largo de los años se han desarrollado diferentes tipos de espumas de polietileno con características específicas según la función a realizar.

La espuma de polietileno es utilizada para aislar tuberías de los sistemas de calefacción, para la absorción del ruido, sobre suelos de baldosas o parquet, etc.

En la industria del automóvil las láminas de polietileno espumado se calientan y se moldean con la forma deseada para cubrir salpicaderos, paneles de puertas, consolas, interiores de maleteros y asas.

Parte de la espuma de polietileno presente en los automóviles es totalmente “invisible”; es utilizada como cinta adhesiva de doble cara para fijar los alerones, las luces delanteras y traseras, las protecciones laterales, los logotipos y los espejos.

También te puede interesar