Corsés en impresión 3D

El Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) ha participado en la presentación de un nuevo prototipo de corsé en impresión 3D para la mejora en el tratamiento de la escoliosis idiopática adolescente.

Escoliosis idiopática adolescente

La producción del nuevo corsé en impresión 3D realizada en 24 horas supone un excelente ahorro de costes y se ajusta mucho mejor a la espalda de los pacientes que tienen que llevarlo alrededor de 20 a 22 horas al día.

La escoliosis idiopática adolescente sucede a partir de los 10 años y es la más común. Se trata de una deformidad de la columna vertebral que provoca una desviación de la misma dándole el aspecto de una “S” o de “C”, en lugar de presentar un aspecto de línea recta vista de frente.

Esta enfermedad puede ser el resultado de vértebras que presentan una forma anormal ya desde el momento del nacimiento (congénita), o de diferentes síndromes, así como de trastornos neurológicos o causas desconocidas (idiopática), lesiones o infecciones de la columna vertebral, entre otras.

Gracias a la aplicación de nuevas tecnologías, desde inteligencia artificial y robótica y diseño, hasta impresión aditiva, han hecho posibles toda una serie de mejoras en el paciente. Con la ayuda de la impresión 3D, el objetivo es intentar conseguir que el corsé sea la mejor herramienta para impedir que la curva de la espalda vaya en aumento y evitar ante todo una posible intervención quirúrgica en un futuro, sobre todo en niñas entre los 12 y 13 años.

Proceso de fabricación

Todo el proceso tiene su comienzo en la mesa en donde se toman una serie de medidas del paciente, hasta el escaneo. Los datos obtenidos pasan a la impresora 3D que fabrica el nuevo corsé personalizado.

El sistema de impresión 3D elabora corsés igual de efectivos y eficaces que los confeccionados con otros métodos. Su elemento diferenciador más importante se encuentra en el coste final de cada pieza que supone para las arcas del mundo sanitario, el cual se eleva hasta los 600 €.

El principal objetivo es que en un futuro estos corsés se encuentren perfectamente sensorizados para así reportar constantemente información al personal profesional sanitario sobre su uso.

Desde el 2016, el HUCA, para la confección de este tipo de herramienta terapéutica, cuenta con una mesa innovadora de toma de muestras, lo que permite hacerlo de un modo mucho más individualizado según los patrones de curva. Todo esto está permitiendo saber qué tipo de presión está tolerando el paciente para compensar la deformidad de la columna.

Este proyecto pionero va a mejorar la vida de muchos de los jóvenes que sufren escoliosis y, además, va a situar al Principado de Asturias como referencia internacional en el diseño de corsés.

 

También te puede interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *